Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 1 de septiembre de 2021

"Vengo de mendigar en la calle": La conmovedora historia del nuevo atleta paralímpico más rápido de la historia

Salum Ageze Kashafali huyó de el Congo y se refugió en Noruega.

Entre otras, los Juegos Paralímpicos han dejado una gran historia de superación: la del noruego Salum Ageze Kashafali, quien se convirtió en el campeón paralímpico más rápido de la historia en los 100 metros T12 (discapacidad visual).

"No sé qué decir. Vengo de la nada, de mendigar en la calle. Me trasladé a Noruega como refugiado y he pasado por muchas cosas, desde las balas hasta el hambre. Estar aquí como uno de los mejores significa mucho para mí", dijo Kashafali, entre lágrimas, ante los micrófonos.

"Todo es posible", agregó, según consignó Marca, este profesor de Matemáticas que nació el 25 de noviembre de 1993 en la República Democrática del Congo, un país sumido en una guerra civil desde hace más de un cuarto de siglo. "Había momentos en los que nos esforzábamos por mantenernos vivos", declaró el deportista. 

El propio Kashafali contó que hubo una noche clave para que su familia decidiera huir del Congo: "Estábamos durmiendo y, de repente, nos despertamos y había incendios por todas partes después de que hubieran estallado algunas bombas. Lo primero que vimos al salir de la puerta fue gente tirada en el suelo. Sólo esperas morir", relató.

Tenía 11 años cuando finalmente huyeron y pasó meses en campos de refugiados antes de establecerse en Bergen, Noruega. 

"Mudarse a Noruega fue como ganar la lotería", aseguró. "Fue una oportunidad entre un millón, pasar de mendigar comida a tener un techo. Eso es más grande que cualquier cosa que puedas imaginar", sostuvo.

Sin embargo, contó, la adaptación en su nuevo país no fue fácil: "Fue muy duro porque solo hablaba suajili y francés. Fue muy difícil adaptarse, pero al final lo superé con la ayuda de los amigos que me rodeaban. Ir a Noruega me salvó la vida. Mi infancia no consistió en correr o jugar al fútbol, sino en encontrar comida y sobrevivir, así que llegar aquí fue como ganar la lotería y hacerme multimillonario. Ni en mis mejores sueños hubiera imaginado que tendría un techo y comida en la mesa todos los días. Fue como un sueño", dijo en una entrevista a Insidethegames. 

SEGUIR LEYENDO