29/07/2015

ES HORA DE COCINAR | Jugo de aloe vera, el prodigio de la naturaleza

Cleopatra, la primera beauty addict de la historia, lo utilizaba en sus baños de leche. Los romanos usaban el gel como bálsamo cicatrizante y los mayas lo empleaban como remedio para los dolores de cabeza.

Conocido también como sávila, el aloe vera es un gran aliado para estar sanos. Esta linda suculenta regenera las células de la piel, oxigena la sangre, limpia el tracto digestivo manteniéndolo libre de bacterias y además depura y tonifica el organismo.

Tanto el gel como el zumo del aloe vera se pueden extraer de cualquier parte de la planta. Este último está compuesto por diferentes azúcares multifuncionales (como, por ejemplo, el acemanano). Otras sustancias que contiene el aloe vera, en menor cantidad pero con propiedades muy interesantes, son fitoesteroles como el campesterol y 4-sitosterol, vitaminas, enzimas, oligoelementos (cobre, selenio y manganeso) y aminoácidos esenciales.

Para extraer sus beneficios se usa mucho como crema, pero también podemos ingerirlo. ¿Cómo? A través de jugos o mezclándolo con yogurt y frutas. Acá, una receta para probarlo y limpiarnos por dentro. 

Jugo de Aloe Vera
(para 1 vaso)



Ingredientes
- 2 cucharadas de aloe vera (datos de cómo cortar la hoja, en el video y más abajo)

- 1 pepino pelado y cortado en cubitos
- 1/2 cucharadita de jengibre fresco, pelado 
- 3 hojas de mentas 
- ¼ taza de jugo de limón (2 limones)
- 2 cucharadas de miel o néctar de agave (en supermercados Jumbo)
- ½ taza de agua
- Cubitos de hielo

1. Si cortaste la hoja de aloe, lávala bajo el chorro de agua. Este paso es importante para que no pase ningún bicho al estómago. 
2. Agrega todos los ingredientes a la licuadora: el pepino pelado y cortado en cubitos (sin semillas), el jenjibre pelado y cortado (solo si quieres hacerlo), agrega el jugo de los limones, las hojas de menta, la miel o el néctar de agave. Procésalos por 30 segundos.
3. Agrega el agua y licua por 10 segundos más.
4. Pasar a un vaso, agregar el hielo y ya está.  

IMPORTANTE: la medida de aloe vera se debe respetar ya que en dosis elevados, la aloína, hará de las suyas, ya que es un laxante muy potente. 

Otros modos de consumo

→ En gel: Debe almacenarse en contenedores opacos y lugares frescos, ya que los activos que contienen se degradan a temperaturas elevadas y son sensibles a la luz. Disponible en herboristerías, tiendas especializadas y supermercados (como el Jumbo).

→ En bruto: Si tienes la planta en casa, elimina con cuidado los bordes espinosos y después despega la hoja delantera y trasera. Retira la sustancia con un cuchillo. Podrás aplicarla a continuación sobre quemaduras sin heridas abiertas, hinchazones, cicatrices o zonas con picor.



Cargando...